Hereu ha afirmado que ahora el objetivo es mejorar la calidad del servicio del “Bicing” tras la “explosión” que este sistema provocó cuando se creó hace dos años, lo que comportó un “boom” en el uso de la bici en Barcelona.

En esta línea, el concejal de Movilidad, Francesc Narváez, ha precisado que el consistorio está trabajando para “bunkerizar” los carriles bici, garantizar así la seguridad de los ciclistas urbanos y evitar que los coches, furgonetas y camiones invadan su espacio, como sigue ocurriendo. “No pararemos hasta que el ciclista tenga la privacidad necesaria y no tenga que cambiar de carril”, ha señalado Narváez.

Precisamente, el concejal de Movilidad ha remarcado que la Guardia Urbana actúa con una gran “sensibilidad” para “reprimir” la invasión del carril bici, lo que ha comportado un aumento de las multas a los infractores, que no ha cuantificado.

Hereu y Narváez han hecho estas afirmaciones en la inauguración de la nueva Oficina de la Bicicleta en Barcelona, ubicada en el edificio del Área de Movilidad, donde los ciclistas se pueden informar de sus derechos y deberes y de las infraestructuras, aparcamientos y reglamentos que les afectan.

Ver artículo original

 

 

]]>