El servicio tendrá también una página web. Según el concejal de Movilidad, Francesc Narváez, el usuario podrá obtener tanto información pública como del sector privado. Así, en Pi i Sunyer se repartirá la guía actualizada de la bici (que incluye el mapa de carriles de la ciudad, consejos de seguridad y las paradas del Bicing) y se informará sobre la normativa de circulación vigente. También se comunicarán al público los proyectos de infraestructura y de mejora que se llevarán a cabo –no se tramitarán desde la oficina–, y qué se necesita para dar de alta la bici en el registro municipal, de carácter voluntario. El objetivo de este censo, en el que por ahora están inscritos 1.500 ciclistas, es localizar al dueño en caso de robo a través del número de bastidor que facilita el usuario al darse de alta.

El servicio no se podrá utilizar para pagar o presentar un recurso a una multa impuesta por la Guardia Urbana, ni llevar a cabo trámites para recuperar el vehículo de un depósito, ni gestiones del Bicing. Un objetivo importante será ejercer de enlace entre el usuario y la cincuentena de entidades de la bici que existen en Barcelona. Así, el ciclista dispondrá de los folletos para saber dónde alquilar una bicicleta y otros servicios relacionados.

 

]]>