“Al cabo del programa de entrenamiento de 14 días, los niños son capaces de ir al tránsito”, asegura Bjorg Pedersen, quien señala que los adultos también son estimulados en programas de un mes a hacer de la bicicleta su principal medio de transporte cotidiano.

Bjorg Pedersen dice que en 2008, estos programas concitaron la participación de 94 mil personas y la tendencia es creciente.

Citó que 37 por ciento de los maestros de escuelas básicas creen que cada vez más estudiantes usan cascos y bicicleta al cabo de estas campañas, que son auspiciadas en forma creciente por las municipalidades.

Dijo que en enero de 2009 fue anunciada una inversión de aproximadamente 30 millones de euros, unos 42 millones de dólares, para el desarrollo de infraestructura urbana destinada a fomentar la utilización de la bicicleta.

Los beneficios son enormes en materia de transporte, pero también de salud, protección del medio ambiente y economía en un país donde el precio del litro de gasolina ronda los dos dólares y las políticas públicas de transporte están enfocadas a desincentivar el uso del automóvil particular. Esto explica que más de 40 por ciento de la población danesa de poco más de cinco millones de personas se desplacen cada día en bicicletas y menos de 40 por ciento de ellos posean un automóvil privado.

 

]]>