El notable aumento del uso de la bicicleta es uno de los datos más llamativos del informe que se presentó al Pacte per la Mobilitat en una sesión que presidió el alcalde Jordi Hereu y a la que asistieron los concejales de Seguridad, Assumpta Escarp, y de Movilidad, Francesc Narváez.

A lo largo del año pasado creció ligeramente la red de carril bici en Barcelona, con el de la calle Gavà (bidireccional) en Sants.

El carril bici, sin embargo, no es hegemónico. Sólo un 43% de las bicicletas que circulan en la ciudad lo hace por estos carriles reservados.

En grandes cifras, todos los modos de transporte en Barcelona crecieron durante el año 2007, salvo los viajes en Renfe Cercanías, como consecuencia de la crisis por las averías en la red y las incidencias, socavones incluidos, relacionadas con las obras del AVE. El número de etapas de desplazamiento (un desplazamiento puede tener varias etapas en diferentes modos de transporte) aumentó globalmente un 2,6%, acercándose a los 8 millones diarios, más de la cuarta parte a pie. Las etapas en tren bajaron prácticamente un 4%, sin superar las 21.000 al día. Además de la bicicleta, el modo de transporte cuyo uso creció más durante el año pasado fue el tranvía, que subió un 23,4%, hasta superar los 34.000 viajes individuales al día.

Los desplazamientos en vehículo privado suponen el 29,06 de los desplazamientos, sobre todo los que implican entrar y salir de la ciudad. En un día normal hay 948.000 desplazamientos en vehículo privado dentro de la ciudad, pero hay 1.360.000 para entrar o salir de ella. El transporte público, en cambio, se usa más dentro de la ciudad que para otras conexiones.

> Veure article original

 

]]>