El concejal de Movilidad de la ciudad, Francesc Narváez, negó que fuera un revés imprevisto. “Ya nos lo imaginábamos”, admitió. Para evitar morir de éxito, el Consistorio ha decidido fijar los límites del servicio. El Bicing, que cuenta con 367 estaciones y una flota de 5.500 bicicletas, dejará de crecer cuando en septiembre alcance los 6.000 vehículos y las 400 paradas.

El Ayuntamiento se volcará entonces en mejorar el funcionamiento del servicio. El servicio, en cifras La noticia en otros webs webs en español en otros idiomas El parón dará oxígeno a un medio de transporte que cuenta con 151.479 abonados, 28 por cada bicicleta. Las actuaciones se centrarán en mejorar el sistema informático para hacerlo fiable y en modificar el anclaje de las bicicletas en las estaciones.

Tras los sucesivos problemas técnicos, que imposibilitan a los usuarios retirar o devolver bicicletas, Narváez anunció que se instalará un mecanismo duplicado que sustituya al programa informático cuando éste se colapse. “No queremos más caídas de sistema”, subrayó Narváez. ¿Quién pagará esto? El Consistorio, señaló el concejal, porque la medida no se tuvo en cuenta en el Plan de Condiciones que el Ayuntamiento pactó con Clear Channel, empresa que gestiona el Bicing. Ésta fue multada con 22.000 euros el pasado enero por incumplir los índices mínimos de calidad exigidos.

Para los usuarios, la novedad se producirá en el anclaje de las bicicletas. El sistema actual genera problemas de sobrecalentamiento, lo que impide a los amarres reconocer la entrada de nuevas bicicletas. El error ha provocado que algunos usuarios reciban facturas de cientos de euros por un uso de la bicicleta que no han hecho.

El nuevo anclaje incorporará un aviso sonoro, para garantizar al usuario que su bici ha sido depositada, y un correo electrónico con validez administrativa que certifique el fin del uso del servicio. Esta mejora del servicio no eliminará las escenas de estaciones atestadas de bicicletas y usuarios sin plaza dónde aparcar, como las registradas estos días en las paradas anexas a la playa. El Bicing, reconoció el regidor, tiene sus limitaciones. “La ciudad aún debe aprender del servicio y el servicio, de la ciudad”, dijo para añadir: “¿A quién se le ocurriría ir a la playa en coche y en hora punta?”. Con el Bicing tampoco será posible.

El servicio, en cifras

– Media de 39.500 viajes diarios (7,8 por bicicleta).

– Cada bicicleta recorre unos 10.000 kilómetros al año.

– Récord de utilización: 50.178 viajes (9,2 por bicicleta), el pasado 18 de junio.

– 156 personas se dan de baja del servicio cada mes.

– Se registran seis accidentes de tráfico de usuarios de Bicing al mes.

Ver noticia original

]]>