“El Bicing no es para ir a la universidad, al Barça o a la playa”, ha insistido el regidor, que ha defendido la imposibilidad de que un sistema que cuenta con 6.000 bicicletas pueda responder a una demanda puntual de un número muy superior de personas.

Uno de los argumentos que utiliza el Ayuntamiento para desaconsejar el uso de la bici para ir a la playa es que responder a una demanda potencial en este sentido obligaría a construir un gran aparcamiento en el área de las playas, lo que tendría consecuencias negativas para el servicio global en la ciudad ya que dejaría otras estaciones desabastecidas.

Algo más de 150.000 ciudadanos utilizan ya en Barcelona el servicio, cuya expansión por los diferentes barrios de la ciudad está llegando a su punto final con casi 6.000 bicicletas puestas a disposición de los usuarios en cerca de 400 estaciones. Francesc Narváez ha hecho balance de la evolución del Bicing, que arrancó en marzo de 2007.

Ha avanzado que, cumplido el objetivo de la extensión del servicio por la ciudad, el consistorio se centrará ahora en mejorar la calidad. Tras 15 meses de rodaje, el sistema de préstamos de bicicletas a bajo precio realiza cada día una media de 39.500 viajes, lo que supone un promedio de 7,8 usos por bicicleta al día, y de los que sólo un 1,5% derivan en quejas o incidencias. El uso medio de utilización de una bici es de 16,8 minutos en los días laborables y de 21,8 minutos en los festivos, mientras que casi el 92% de los usos no sobrepasan los 30 minutos.

El Ayuntamiento ha realizado una consulta a 2.965 abonados, que califican el servicio del Bicing con una nota media de 6,64 sobre 10. Entre los aspectos más valorados, destaca el modelo de bicicleta y su comodidad (7,2), la situación de las estaciones (7,2) y la facilidad de utilización del servicio (7,04). Los usuarios valoran con un 4,54 la dificultad de dejar las bicicletas en determinados puntos y horarios, así como también suspendieron el servicio en cuanto disponibilidad por la dificultad de recoger los vehículos en las mismas condiciones. También apremian a mejorar la respuesta tras una reclamación.

> Veure article original

]]>