Barcelona | El Periódico | Sandra Barneda. Peridista | 24/11/2008

El Bicing, envuelto en polémica por la subida de tarifas y criticado por su mal servicio, será el principal estandarte de Barcelona en la Conferencia Anual de Polis, convención de ciudades y regiones europeas que, desde 1989, estudia la mejora de la movilidad urbana y el transporte público. Para demostrar su liderazgo en la materia, La millor botiga del món mostrará a la selecta audiencia su producto estrella, aunque precisamente ahora el Bicing no parece el mejor ejemplo: el servicio se inauguró con estrella y lleva una vida estrellada. Con él nació una nueva manera de ser impuntual; con él la ciudad luce su falta de civismo por el lamentable estado de las bicis, y con él se muestra la nula capacidad de reacción de la empresa que lo gestiona, con un sistema informático deficiente. El Ayuntamiento ha reaccionado: aumentará un 25% las tarifas y señalará con cinta adhesiva las bicis en buen estado; un parche que ni soluciona ni calma los ánimos: todo lo contrario. Y es que los usuarios están simplemente… ¡hasta el gorro!

]]>