Ante esta situación el cliente se encuentra desvalido, se me está sometiendo al mismo régimen jurídico por el pago de una deuda a una empresa privada que si se tratase de un impuesto. Se aplica la máxima tributaria de solve et repete (paga y luego recurre). Pero someter a un usuario al pago de cualquier cargo indebido y que tenga que soportar la peregrinación telefónica de Bicing y la entidad bancaria, y luego un recurso, me parece excesivo. Por supuesto voy a reclamar tanto a Bicing como a la Administración, porque no es de recibo que se use mi tarjeta, proporcionada de buena fe, para soportar cargos manifiestamente indebidos. Me pregunto: ¿y si hubieran sido 1.000 o 2.000 euros?

ROBERT ÁLVAREZ SASTRE 

> Veure article original

]]>