Barcelona | El Periódico | Judith Coronado | 04/09/2008

El pasado miércoles 27 de agosto, en Barcelona, muchos usuarios de Bicing sufrimos graves problemas para poder aparcar la bicicleta en una amplia zona comprendida entre la Rambla, el Moll de la Fusta y la Via Laietana. Además de la falta de sitios libres en muchos aparcamientos, había otros problemas: en muchos aparcamientos, algunos anclajes estaban estropeados. Tampoco aparecía el indicador donde figuran los aparcamientos más próximos con sitios vacantes.

La situación era caótica. En el servicio de incidencias de Bicing nadie atendía las llamadas, y mientras, la tarifa iba corriendo. Bicing no funciona bien y, encima, los usuarios no tienen la posibilidad de comunicar las incidencias a la empresa que regenta el servicio. Por tanto, solo se puede utilizar para cosas como, por ejemplo, ir a tomar una cerveza. Pero si lo usa usted para ir al trabajo o a clase, lo más probable es que no llegue.

]]>