El detenido aprovechaba las visitas que realizaba a las viviendas, ubicadas en el barrio de Torreblanca de Sant Cugat, para cometer los robos de las bicicletas, lo que conseguía con facilidad al no despertar sospechas entre los vecinos por utilizar el uniforme y vehículo de su empresa.

El presunto ladrón accedía a las zonas de aparcamiento de las viviendas para sustraer las bicicletas y en ocasiones forzaba trasteros ubicados en los garajes para llevarse las bicis.

Los Mossos también atribuyen a un hermano del detenido, José L.J., de 46 años, la participación en los hechos, si bien éste no ha sido arrestado. La Policía Autonómica ha valorado las 19 bicicletas sustraídas en más de 7.000 euros.

Las dos primeras denuncias se produjeron el pasado 4 de enero y los Mossos recibieron otras 13 denuncias hasta mediados del mes de abril en inmuebles de las calles Pont de Can Vernet, Pau Casals, Josep Carner y Pla de Vinyet.

Se da la circunstancia de que los dos hermanos habían sido denunciados anteriormente por no efectuar los servicios de mantenimiento de los extintores para los que habían sido contratados y por los cuales habían cobrado.

Ver artículo original

]]>