Redacción BBC Mundo | 27/03/2009

Carlos Marroquín es un hombre de grandes sueños. Sueños que le han permitido, desde su taller en San Andrés Itzapa, Guatemala, mejorar la calidad de vida de cientos de familias y atraer el interés de estudiantes de las mejores universidades del mundo.

“Es algo que Dios me ha dado, a veces yo sólo estoy durmiendo y sueño las cosas, y las puedo hacer”, dijo Marroquín a BBC Mundo.

Y es que Carlos Marroquín crea bicimáquinas, aparatos que funcionan a pedal, hechos de partes de bicicletas usadas, que él diseña para los más diversos usos: bombear agua, irrigar cultivos, lavar ropa, desgranar maíz o hacer licuados, entre otros.

Sus inventos son una respuesta positiva al cambio climático: energía limpia, a bajo costo, reciclando materiales. Pero el objetivo mayor de Marroquín, y de la organización que integra, Maya Pedal, es transformar vidas.

“Lo que nosotros buscamos es que la gente aprenda a crear su propio empleo, que no dependa de ninguna fábrica o empresa, que las personas generen su propia economía y ayuden a sus familias, que aprendan a usar lo que tienen a su alrededor”.

Marroquín ha creado hasta ahora 14 diseños. “El más popular es el molino desgranador, el llamado molino de nixtamal”, que tiene capacidad de desgranar de 12 a 25 quintales diarios”. El asiento del bicimolino fue adaptado para que pudiera sentarse cómodamente una señora con su traje típico.  

Foto: La bicilicuadora también permite elaborar shampoo. BCC Mundo

Ver artículo original completo aquí

]]>