La bullabesa del Can Ramonet, los billares del Bahía y la timbas clandestinas ya forman parte de la historia local de Badalona. Ahora la bienvenida a la Rambla la dan restaurantes de hamburguesas rápidas. “Y los bancos son muy incómodos”. Pero el Ayuntamiento quiere poner freno a la lenta decadencia y a la pérdida de protagonismo de este camino proyectado en 1878 por el arquitecto Francisco Villar a petición del alcalde Gerard Maristany.

“La intención no es masificarla, sino potenciar su papel como equipamiento de ciudad familiar y tranquilo”, explica el actual alcalde, el socialista Jordi Serra. “Una de las razones de su pérdida de peso es la mejora de los barrios, que ahora tienen sus propios puntos de encuentro ciudadano. Pero la última reforma de la Rambla se realizó hace unos veinticinco años. Para que el sector privado vuelva a apostar por ella es necesario modernizarla, ponerla guapa, solventar deficiencias”, como la incomodidad de los bancos, que serán sustituidos. Y además la fuente situada frente a la Escola del Mar se transformará en una pequeña plazoleta. También se propiciará cierta homogeneidad paisajística definiendo nuevos criterios para los colores de las fachadas y sus balcones, los toldos de los bares y sus terrazas.

Además, se potenciará el lado mar del paseo, el que está una vez cruzada la vía del tren, especialmente en el tramo comprendido entre las calles Mar y Prim; ensanchando el carril bici, renovando su pavimento, instalando bancos, eliminando obstáculos que no dejan ver el mar, poniendo nuevas atracciones infantiles… En total, la inversión rondará los tres millones de euros.

Las obras comenzarán en octubre del año que viene y se prolongarán durante seis meses, para que todo este listo para las fiestas locales del mes de mayo del 2010, año en que la ciudad será la capital de la Cultura Catalana. Para entonces, todo depende de la celeridad del Ministerio de Medio Ambiente, deberá estar ultimándose la prolongación del paseo marítimo que ha de conectar en condiciones la Rambla con el puerto deportivo. A medio camino queda el Pont del Petroli, el gran pantalán de un cuarto de kilómetro de longitud actualmente en obras, que debe inaugurarse la próxima primavera como un gran paseo mar adentro.

 

]]>