El objetivo es que el número de coches no crezca

MÁS TRENES Y AUTOBUSES Hasta el 2012 se prevén 300 nuevos kilómetros de vías y 250 buses interurbanos APARCAMIENTOS DISUASORIOS

Se doblará el número de plazas en estaciones de tren para llegar a 21.000 como mínimo pretende ser un acicate al uso compartido de los vehículos, una práctica muy extendida en las grandes ciudades del centro y el norte de Europa.

Tabasa, la empresa pública que explota los túneles de Vallvidrera, que enlazan Barcelona con Sant Cugat, prevé tener listo el nuevo instrumental para detectar el número de ocupantes de los vehículos antes de que acabe el año. Entonces se comenzará a probar. Este dispositivo determinará la ocupación según los volúmenes y la temperatura que capte. Lo primero que se evaluará es su correcto funcionamiento. Aún no hay previsión sobre cuándo se aplicarán los primeros descuentos. Los vehículos deberán tener teletac. El lector instalado en la barrera de peaje contará el número de ocupantes y aplicará la bonificación que corresponda si el coche, además del conductor, transporta a más personas.

Esta medida pretende extender la función de los peajes como reguladores de tráfico. Actualmente ya hay bonificaciones para conductores en otros puntos, como el acceso de Mollet (C-33), los peajes de Alella (C-32) o Les Fonts (C-16) o los túneles de Garraf y del Cadí, que gozan de descuentos e incluso de gratuidad no según el número de ocupantes sino por la cantidad de veces que circulan por estas vías o simplemente por residir en determinadas poblaciones. También se aplican descuentos, en este caso generalizados, si se circula en las grandes operaciones de tráfico, como Semana Santa, en las horas valle, evitando las franjas de máxima congestión. Esta medida es una de las 93 previstas en el plan director de movilidad que, como gran cifra, prevé que el peso del vehículo privado en el conjunto de la región metropolitana de Barcelona descienda en un 5% en relación con el resto de modos de transporte en el 2012, lo que, en números absolutos, significa mantener el volumen actual de desplazamientos, de unos 1.300 millones al año. El transporte público debería crecer en un porcentaje similar y pasar de cerca de 1.000 millones a unos 1.300 millones. Las previsiones oficiales indican que, de mantenerse las tendencias actuales, los desplazamientos en coche representarían el 40% del total en el 2012, un valor que, a juicio del Govern, es insostenible.

Este trasvase modal supondrá, según las previsiones del plan, una reducción significativa del consumo energético, del orden del 7,5% por habitante, así como una disminución del 20,5% de las emisiones de dióxido de carbono y de un 48% de las partículas en suspensión. En cuanto a la seguridad vial, el documento estima que un menor uso del transporte privado debe conllevar una disminución del 25% del número de víctimas mortales en accidentes.

El plan, que dispondrá de 196,9 millones de euros, incluye otras medidas – con presupuestos propios- como el incremento de la red ferroviaria en 300 kilómetros, la creación de una red de carriles bici interurbanos de 150 kilómetros, con nuevos aparcamientos, doblar las plazas en los parkings disuasorios junto a estaciones ferroviarias para llegar a las 21.000, abrir carriles bus en los accesos, nuevas líneas de autobús para enlazar la segunda corona con el centro con la incorporación de 250 nuevos vehículos, o la apertura de ocho nuevas áreas para el estacionamientos de vehículos pesados.

Ver artículo original

]]>