Con el anuncio de Jordi Hereu, la Diagonal perderá cuatro de sus ocho carriles siempre llenos de vehículos. La complejidad de la reurbanización y del desvío de servicios dispara también el coste hasta unos 90 millones, la mitad de lo que valdrá el difícil túnel Sants-Sagrera del AVE. Una vez tomada la decisión política, que también incluye que el recorrido sea por la superficie y no soterrado total o parcialmente como se ha barajado en este largo debate, tendrá que venir la decisión técnica sobre la distribución de los 50 metros de anchura de la avenida. Dos son las alternativas sobre la mesa de las instituciones implicadas, ayuntamiento y Generalitat, esta a través de la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM): colocar las vías de cada sentido separadas en los laterales o juntas en el centro. La última es la que tiene más opciones, aunque en el proceso de debate y consenso político y ciudadano que el alcalde abre con el anuncio a este diario se tendrán en cuenta las dos.

ACERAS DE 10 METROS

Si los convoyes circulan por el centro, las aceras tendrán 10 metros, ahora miden poco más de tres, y las dos calzadas de circulación de tres carriles (una para autobuses y taxis) estarán separadas por la franja del tranvía. Los dos carriles bici podrían estar entre los coches y los trenes o, más probablemente, en las aceras, aunque esta cuestión aún debe decidirse. En el caso de situar las vías en los laterales, la propuesta incluye dos carriles para vehículos de servicios a ambos lados de la avenida, con lo que las aceras tiene siete metros. En el centro se ubicarían los seis carriles para vehículos, dos de ellos para buses, en una configuración similar a la actual.

Las bicicletas pasarían entre la acera y el carril de servicio. El presupuesto del proyecto será, en cualquier caso, elevado ya que los técnicos estiman necesaria una inversión de 22 millones por kilómetro. La mitad del coste de la instalación del tranvía corresponderá a los complejos trabajos de desvío de todo tipo de servicios y de reurbanización de un espacio con un grado de utilización ciudadana muy alto, según responsables de la conselleria.

Ver artículo original

]]>