La Eurocámara también reclama la homologación de los equipos de los transportes públicos, “en cuanto a la seguridad y la salud, la comodidad (ruido, vibraciones), la interoperatividad de las redes (carril-bus, tranvía-tren, etc.), la posibilidad de acceso para las personas con movilidad reducida o con cochecitos de niños, los modos de transporte no agresivos con el medio ambiente y los motores limpios (autobús, taxis, etc.), basándose en un balance del carbono y en un análisis del impacto de los costes para los operadores y los usuarios” (párrafo 27).

Fondos europeos y recuperación económica

El informe “insta a que se examine la posibilidad” de establecer un instrumento financiero, para el periodo 2014-2020, dedicado a la movilidad urbana. Esta herramienta se encargaría de cofinanciar los estudios de planes de desplazamiento y parte de las inversiones en transporte de la UE (párrafo 19). En este sentido, “lamenta” que, en el período actual 2007-2013, sólo se asigne al transporte urbano cerca de un 9% (en torno a 8.000 millones de euros) de los Fondos Estructurales para transporte, un porcentaje “demasiado reducido” (párrafo 18).

Ver aquí artículo completo

 

]]>