Barcelona | La Vanguardia | Joel Albarrán Bugié | 28/08/2008

La nueva generación de carril bici de Barcelona, que se está implantando en la calle Comte d’Urgell, está precisando reparaciones a las pocas semanas de su creación y el Ayuntamiento ha reconocido que deberá replantearse si hay que modificar o reforzar la forma con que se enganchan al suelo los topes protectores que separan a los ciclistas de los vehículos motorizados. Estos topes están saltando por decenas,incluso en tramos de carril que todavía tienen que estrenarse. El Ayuntamiento no tiene una explicación oficial sobre porque están saltando los topes, pero los ciclistas lo atribuyen a embestidas fortuitas de coches y vehículos de transporte. 

Veure article original

]]>