Comentarios a la Comisión Europea sobre políticas para el transporte urbano.


El
Bicicleta Club de Catalunya ha participado en un proceso de consultas de la Unión Europea relacionado con la movilidad urbana en nuestras ciudades.

“Mejorar la movilidad urbana al tiempo que reducir la congestión, los accidentes y la contaminación es un desafío común para todas las ciudades. Durante décadas, la Comisión Europea ha estado estimulando el desarrollo y la aplicación de enfoques de planificación de movilidad urbana sostenible y soluciones innovadoras a través de sus políticas y programas de financiación. En 2013, el paquete de movilidad urbana presentó propuestas para acciones relevantes a nivel local, de los Estados miembros y de la UE. Cinco años después, la Comisión llevará a cabo una evaluación.


A continuación os dejamos en castellano la postura del BACC (la problemática existente, retos y soluciones) y el enlace en ingles.

El principal problema de la movilidad urbana en la UE, dentro de las ciudades medianas y grandes, es el uso excesivo de automóviles y, en menor medida, de motocicletas. Esto significa atascos de tráfico, contaminación atmosférica y acústica y abuso del espacio público por parte de los vehículos de motor, que pueden ocupar hasta el 75% de la superficie total disponible del suelo público.


La mejor solución no es popular: restringir el uso de coches privados dentro de las ciudades, lo que mejora automáticamente la utilidad percibida de las alternativas ya existentes.


Creemos que sería una buena idea establecer una hoja de ruta común europea para restringir el uso del automóvil en todos los países al mismo tiempo. De esta manera, si se logra cierta unidad en torno a una cuestión tan sensible, las autoridades locales se verán más obligadas a actuar de manera responsable. Reducir las plazas de aparcamiento disponibles en cierto porcentaje cada año, tasar las plazas de aparcamiento en la vía pública y, en algunas ciudades, establecer peajes de congestión y contaminación, como ya han hecho Milán, Londres o Estocolmo, son algunos indicios de lo que se podría hacer.


No creemos que las subvenciones a los coches eléctricos y las motocicletas sean una solución. Los coches eléctricos sólo reducen la contaminación atmosférica, pero parecen ser un sucedáneo de solución para mantener un esquema de “business as usual”, preservando de hecho el resto del problema. Además, los subsidios a las personas que ya disponen de poder adquisitivo para permitirse un coche eléctrico son regresivos. Aproximadamente el 15-30% de la población bien no puede permitirse un coche, ya sea eléctrico o no, o ni siquiera conducir, en un contexto de envejecimiento de la población. Subsidiar los autos eléctricos no hace nada por estas personas.


Creemos que el transporte no motorizado (o transporte activo), es decir, caminar y andar en bicicleta, son una enorme parte de la solución, junto con la mejora del transporte público. 
Ya existen fondos de la UE destinados a mejorar las ciudades para proporcionar infraestructuras seguras y cómodas para caminar y andar en bicicleta. En nuestra opinión, hay algunos problemas con esto.


Para las ciudades, especialmente las más pequeñas, es relativamente difícil conseguir fondos de la UE, porque exige mucha burocracia. Y las ciudades europeas están compitiendo entre sí por estos fondos. Creemos que lo mejor sería que todos los gobiernos nacionales o, en su caso, regionales, destinaran un % de su presupuesto anual de infraestructuras para garantizar unas infraestructuras seguras y cómodas para caminar y andar en bicicleta. Esto se ajusta a los objetivos de accesibilidad e igualdad.


Por otra parte, no hay estándares claros en cuanto a lo que es una infraestructura segura y confortable, lo que significa que las nuevas infraestructuras para bicicletas, en demasiadas ocasiones, carecen de calidad o se vuelven rápidamente insuficientes en cuanto a capacidad. Una buena solución sería proporcionar un manual de soluciones estandarizado muy similar al que ya tienen Dinamarca o los Países Bajos, y vincular los fondos a la calidad de la infraestructura resultante.


En este sentido, también creemos que es más necesario incluir esta infraestructura en las áreas metropolitanas que en los centros de las ciudades: si los coches se utilizan cada vez menos, los carriles para bicicletas, etc., no son tan necesarios en los centros urbanos. Sin embargo, sí serán necesarios a lo largo de las carreteras principales, para conectar los suburbios, las zonas industriales y las ciudades circundantes, más que los propios centros urbanos.


Los patinetes eléctricos han sido una fuente de preocupación últimamente – es urgente establecer una clasificación paneuropea, de forma parecida a la clasificación de las bicicletas con asistencia eléctrica, que están perfectamente definidas. De lo contrario, encontraremos dispositivos muy rápidos y potentes que únicamente “parecerán” patinetes y serán un verdadero problema muy pronto.


Y por último, pero no por ello menos importante, existe una gran preocupación por la seguridad de los aparcamientos de bicicletas. Sería una excelente idea promover la inclusión obligatoria de aparcamiento para bicicletas en todos los edificios nuevos, ya sean públicos o privados. Además, los centros antiguos de las ciudades también tienen carencias de este tipo de aparcamiento, por lo que las normas y soluciones relativas a las soluciones de aparcamiento de bicicletas también merecen atención y financiación por parte de la UE.



Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *