C

Reus | El Periódico | Opinió| Magdalena Duiverman | 10/05/2009

Leí la carta de Francesc Álvarez Bicing y coches, publicada el 28 de abril, que me impulsa a hacer una sugerencia sobre el problema de la convivencia entre la bicicleta, el coche y los peatones. Dice el autor que caminar por Barcelona es un deporte de riesgo a causa de les bicis, y no es la primera vez que leo algo parecido. Soy extranjera, tengo 54 años y vivo en Reus desde que tenía 20. Recuerdo bien las clases de tráfico que me dieron en el colegio, ya que soy de un país europeo en el que la bicicleta es un gran medio de transporte. Los niños de aquella escuela asistimos a un curso de la Guardia Urbana, y teníamos que sacar un diploma para poder circular en bicicleta.
Nos enseñaron cómo desplazarnos sin peligro: si no hay carril bici, hay que ir por la derecha de los vehículos; levantar el brazo y mirar antes de girar; no circular por las aceras, y respetar a los peatones al cruzar. El conocimiento y el sentido del civismo tienen que formar parte de la enseñanza. Cuanto antes se aprende algo, mejor.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *