Voy cada día a trabajar en un automóvil deportivo guapísimo. ¿Por qué tendría que dejarlo y ir en bicicleta? Un motivo sería económico: se ahorrará carburante y los gastos de mantenimiento del coche.

Puedo pensar que nome justifica el esfuerzo de pedalear. ¿Otros motivos? El mismo placer de ir en bicicleta. El hecho de que estos veinte o treinta minutos hasta el trabajo te hacen estar en forma, lo que también es positivo para el estado emocional, y se ha demostrado que mejora el rendimiento laboral y reduce las bajas. La gente no tiene tiempo para la actividad física, y hacerla en el desplazamiento proporciona un beneficio impresionante.

Vaya, pensaba que intentaría que me sintiera culpable por contaminar el aire que respiramos. Creo que captaremos más adeptos a la bicicleta reforzando los aspectos digamos más egoistas y prácticos, que no subrayando los beneficios ambientales, que también tiene. El discurso ambiental de la movilidad más bien ha de dirigirse a restringir y racionalizar el uso del coche de manera clara y contundente. Que sólo utilicen el coche quienes realmente lo necesiten.

¿Cuántos pueden ser? Un cincuenta por ciento de los usuarios de coches y motos podrían hacer sus desplazamientos en bicicleta, transporte público o a pie. También han de introducirse elementos (peaje urbano, áreas verdes, mejora del transporte público) que regulen estos bienes tan escasos, el aire y el espacio.

¿Y si le digo que circular en bicicleta por la calzada, así tan frágil junto a coches, imponentes todoterrenos y camiones, me da miedo? Le respondería que al tránsito hay que tenerle respeto, pero nomiedo. Hemos de ser consciente de que existen unos riesgos, pero la bicicleta no es tan peligrosa como puede parecer. Aunque la persona que se decida a usarla ha de realizar un aprendizaje. Si sigues una conducta, es difícil que te encuentres con situaciones de peligro. Menos peligro tendré si circulo por la acera, como de tanto en tanto veo que hace algún ciclista.

¿Está permitido? No. Cualquier tipo de circulación por la acera está prohibida. Sólo algunos ayuntamientos, que han modificado las ordenanzas, la autorizan en algunos casos (anchura mínima de la acera, máximo de diez kilómetros por hora, a un metro de las fachadas, o bien permitida sólo a ciclistas menores de 10 años). El de Terrassa no lo ha hecho.

¿Cómo es su jornada laboral? Muy transversal. Tengo tareas de gestión, de organización y seguimientos de proyectos como el Biciinstitut. cat, el BiciCampus o la BiciEscola, cuyos alumnos son, en más de un ochenta por ciento, mujeres de entre 40 y 50 años, que quieren hacer actividad física, y la bicicleta les llena mucho.

Article original

 

]]>